La Medicina Antroposofica

(antropos del griego «humano» y sofía del griego «sabiduría»)

La Antroposofía, fundada por Rudolf Steiner ( 1861-1925), es una ciencia espiritual basada en una visión integral del ser humano.

La medicina antroposófica es una extensión de la medicina científica, y como tal, incluye también métodos antroposóficos de investigación.

El objetivo de la medicina antroposófica es considerar al ser humano como una entidad completa en el arte de la curación.

Al evaluar la salud, la enfermedad y la curación, el médico antroposófico basa sus conclusiones no sólo en las leyes físicas de la medicina científica natural, sino que también tiene en cuenta aquellos aspectos que la ciencia natural no puede abarcar.

La antroposofía considera que el ser humano está formado por cuatro elementos esenciales: el cuerpo físico, la organización de las fuerzas vitales, la organización de los sentimientos en el alma y la organización espiritual del yo. La integración de estos cuatro elementos, a su vez, tiene como resultado una división tripartita del ser en su constitución física y espiritual.

Ésta tripartición se manifiesta a través de todo el organismo, tanto morfológica como funcionalmente. Los procesos polares que tiene lugar en el sistema neurosensorial, metabólico y locomotor se relacionan armónicamente entre sí a través del sistema rítmico. La salud se entiende como un estado de equilibrio, que requiere una renovación continua, entre las influencias que ejercen estos distintos procesos del ser humano.

Una alteración en la interrelación de estas fuerzas es lo que desencadena la enfermedad. Todos los pacientes reciben una información completa, lo que les permite participar activamente en el proceso de curación. Además de la terapia con los preparados antroposóficos producidos por métodos homeopáticos, el tratamiento también incluye otros métodos terapéuticos y medicamentos. estas medidas contribuyen a activar la capacidad intrínseca de autocuración del paciente. La elección de la medicación adecuada se basa en dos factores: la relación entre los órganos y la naturaleza (los reinos animal, vegetal y mineral, particularmente los metales), por la otra.

La medicina antroposófica está orientada según un enfoque integral e incluye, por tanto, el uso de compuestos farmacéuticos desarrollados para casos individuales, de acuerdo con las necesidades e indicaciones específicas.

La Antroposofía considera que el ser humano

está formado por cuatro elementos esenciales:

el cuerpo físico, la organización de las fuerzas vitales,

la organización de los sentimientos en el alma y

la organización espiritual del yo.